Ser asertivo significa defender los propios derechos (derecho a pedir ayuda y a expresar las opiniones) sin vulnerar los derechos de otros, puesto que no implica actitud imperativa, menosprecio o agresividad hacia la otra persona. Ser asertivo es expresar el propio punto de vista respetando el de los demás.